Mi manifiesto contra el infoapocalipsis

Los grandes CEOs de las redes sociales y los usuarios estamos de acuerdo en una cosa: en la actualidad existe en internet una sobrecarga de información. 

Lo que creo que hemos experimentado todos de una forma u otra ya tiene nombre: info-apocalipsis.

Hay demasiados contenidos pidiendo nuestra atención. Internet y redes sociales cada día se parecen más a lugares abarrotados de gente, ruidosos y con demasiados estímulos. En lugar de entretenernos e informarnos, los contenidos están terminando por abrumarnos, distraernos y aislarnos.

Pero, ¿realmente hay un problema? Y, si lo hay, ¿qué soluciones podemos aportar desde la industria del marketing de contenidos?

Este es el manifiesto de una redactora freelance de contenidos para poner su granito de arena en frenar el info-apocalipsis y apostar por la exhaustividad, originalidad y la verdad.

El diagnóstico del problema: el info-apocalipsis y los contenidos

Sabemos que CEOs de las grandes redes sociales evitan utilizar las redes sociales y admiten que están diseñadas para ser adictivas.

Chamath Palihapitiya, fundador y antiguo socio ejecutivo de Facebook, que asegura sentir “culpa” y que “las redes sociales están dividiendo a la sociedad”.

Hablemos de Aviv Ovadya. Aviv había ganado una posición de insider en el mundo de las start-ups tecnológicas, trabajado en gigantes tecnológicos como Quora o Google (también inventó el emoticono del brócoli en whatsapp).

En 2016 empezó a hablar de las fake news y el info-apocalipsis. Dejó su trabajo y decidió fundar UMSI: el Centro para la Responsabilidad de las Redes Sociales. Desde allí trabaja “para asegurar que nuestro ecosistema de información online tiene un impacto positivo en la sociedad”.

¿Por qué dio este giro a su carrrera? ¿A qué se refería con info apocalipsis?

En qué consiste el info-apocalipsis y cómo afecta al marketing de contenidos

Hace tiempo que Aviv Ovadya habló del info-apocalipsis (o el apocalipsis informativo).

Se dio cuenta de que los contenidos para ser consumidos online priorizan los clicks y los shares por encima de la información. Que la presión por la inmediatez ha dejado paso al copia y pega y a la difusión de informaciones falsas.

Esto tiene múltiples peligros en una sociedad conectada a las redes: consecuencias políticas y democráticas con el auge de las fake news; consecuencias en el desarrollo cognitivo de los adolescentes “enganchados” al like…

No obstante, estos problemas también son aplicables al marketing de contenidos.

En concreto, hay tres problemas con los que luchar:

1. El ‘content shock’.

La paradoja más clara: la inmensa cantidad de contenidos a nuestra disposición hace que buscar información concreta y real resulte más complicado.

Constantemente se publica contenido nuevo en internet. Por ello, cada contenido nuevo queda enseguida enterrado por una pila de contenidos más nuevos aún.

2. La distracción continua

¿Has entrado un segundo en Facebook a postear algo y te encuentras 15 minutos después haciendo scroll y viendo vídeos de gatitos? Todos hemos estado ahí.

Las redes sociales basan su modelo de negocio en que pasemos tiempo en sus plataformas, ya que lo que venden a quienes se anuncian/nos anunciamos es el tiempo de sus usuarios.

Y tienen mecanismos para hacernos quedarnos en la plataforma: conocen nuestros comportamientos online y saben manipular la información para que volvamos a abrir la aplicación en busca de más contenidos.

3. El Fear of Missing Out (el miedo a perder oportunidades)

Con toda la información disponible y las oportunidades de acceder a nuevos conocimientos, surge una disyuntiva: debemos elegir. Y elegir implica, la mayoría de las veces, perder el resto de oportunidades. Esto lleva a nuestro cerebro a una fuerte problemática: a los humanos no nos gusta perder oportunidades.

No todos los contenidos son falsos, ni son malos. Hay muchos contenidos en la red, y hay muchos contenidos educativos y que aportan información valiosísima.

Pero, ¿cómo diferenciamos los contenidos valiosos de los artículos falsos y que solo nos hacen perder el tiempo? Esta pregunta genera si cabe mayor confusión.

Tu empresa está creando contenidos para acercarte a tus potenciales clientes: ganar en autoridad, explicar las ventajas de tu producto frente a otros, explicar cómo hacer algo… Tus contenidos no lograrán nada de esto si son parte del ruido ensordecedor y abrumador de las redes, o si repiten las mismas ideas de otros blogs una y otra vez.

Sí, el marketing de contenidos es necesario para triunfar. Pero no cualquier contenido. Memes y gifs no harán que tu marca sea memorable. Quizás reporten clicks y shares, pero no traerán clientes. Serán solo una distracción más entre todas las distracciones. Un ruido más en la habitación ruidosa.

Necesitamos contenidos valiosos que minimicen el ruido del ecosistema de información online. Necesitamos verdad frente a las fake news y contenidos exhaustivos, que expliquen y eduquen.

Y si no, que se lo pregunten a Buzzfeed: los reyes de los contenidos basados en memes y gifs se han pasado al periodismo de investigación.

¿Todo esto que significa para tus contenidos?

¿Existe una solución? Yo creo que sí

La medicina que propongo

Solución: si ya hay demasiados contenidos en el mundo online, ¿por qué crear más? Hagamos un pacto.

Cambiemos de paradigma: pasar del aportar conocimiento acumulativo al conocimiento “breakthrough” o de ruptura.

El conocimiento acumulativo estaría relacionado con generar contenidos similares a los de la competencia. Responder a las mismas preguntas. Repetir y sobrecargar. Por ejemplo, generar otro artículo más sobre trucos para mejorar el SEO de tu página.

En cambio, los conocimientos de ruptura se encuentran en contenidos que aportan nueva información. Será más fácil triunfar si aportamos un conocimiento original y que rompa moldes: que quede grabado en tus potenciales clientes. Un contenido que aporte conocimiento de ruptura vale más que 1000 posts repetidos sobre lo mismo.

Redacción de contenidos ‘breakthrough’

Frente a los contenidos de copia y pega, busca redactores que comprueben los hechos y datos, que se preocupen de corregir y de hacer entendible un texto. En definitiva, que pongan atención.

Pero ve más allá: encuentra a redactores que sepan buscar un nuevo ángulo a una historia conocida. Que propongan nuevas soluciones a viejos problemas y que diferencien a tu empresa del resto de contenidos.

Además, establece relaciones duraderas que den tiempo a conocer a fondo las materias a redactar, el estilo de la empresa, sus servicios…

Las ideas breakthrough no surgen de la nada: surgen del trabajo de investigación, el estudio y el compromiso por encontrar ese nuevo ángulo.

Esta es mi visión como redactora freelance sobre el info-apocalipsis y qué hacer para evitar entrar en este círculo vicioso.  Si se te ocurre algo más, ¿por qué no hablamos sobre ello a través de los comentarios?

alba diez redactor freelance

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *